Cultura

ZONA ARQUEOLÓGICA KOHUNLICH

lunes 20 de mayo, 2013 a las 01:33/en Caribe Mexicano/por marisa


 Quintana Roo, 20 Mayo 2013.- Kohunlich es uno de los sitios más estudiado del sur de Quintana Roo y el que cuenta con la mayor cantidad de áreas abiertas a la visita. Resulta de gran interés porque son muy variados los conjuntos arquitectónicos explorados y permite conocer aspectos diversos de la vida cotidiana y ceremonial de sus antiguos habitantes mayas.



 La ciudad se localiza en las tierras bajas del sur, en una zona que permite reconocer la presencia de ciertos vínculos con otras regiones del mundo maya, en particular del Petén guatemalteco y de Río Bec, en Campeche. Pero Kohunlich no es simplemente la mezcla de influencias diversas, sino que muestra un estilo propio, tanto en la arquitectura como en la iconografía y la producción de cerámica.

El asentamiento habría iniciado hacia el año 200 antes de nuestra era, cuando se construyeron algunas plataformas de mampostería en el área del conjunto Ya'axná, el más antiguo de la ciudad. En el periodo posterior se conformó la urbe que podemos apreciar hoy, hasta adquirir cierta importancia en la última parte del Clásico temprano (aprox. 500-600 de nuestra era). En esta época se construyó el Templo de los Mascarones, estructura ornamentada originalmente con ocho figuras moldeadas en estuco (de los cuales sólo se conservan cinco), considerados como una de las muestras más acabadas de la iconografía maya de su tiempo. El mensaje simbólico de estos mascarones es muy complejo y ha dado pie a numerosas interpretaciones, habiéndose convertido, asimismo, en uno de las imágenes más características del actual estado de Quintana Roo. Durante este periodo se erigieron los tres templos principales del conjunto Yaaxná.

En el Clásico tardío (600-900 de nuestra era), Kohunlich se convirtió en un enorme asentamiento y se construyeron la mayor parte de las estructuras que hoy pueden apreciarse, como la plaza de las estelas, considerada el centro del sitio durante este tiempo, así como los 27 Escalones y el conjunto Pixaán, dos importantes complejos residenciales de elite. El crecimiento de la ciudad continuó hacia el Clásico terminal (aprox. 900-1000) y aún en el Postclásico temprano (1000-1200 de nuestra era). Sin embargo, después del año 1200 cesó la actividad constructiva y la población pareció dispersarse en el entorno del sitio, reutilizando como viviendas algunos de los antiguos edificios rituales, ya en ruinas, así como las áreas centrales de las antiguas plazas. La presencia de estos pobladores sólo ha podido documentarse a través de ofrendas depositadas sobre el derrumbe de algunos edificios.

Después de la conquista española la región quedó casi totalmente deshabitada, pero fue ocupada a intervalos por algunos prófugos del dominio colonial. Tiempo después, hacia finales del siglo XIX y principios del XX, comenzaron a establecerse diversos campamentos madereros y chicleros, entre los cuales estaba el que Merwin visitó a principios del siglo pasado.

Además, la gran cantidad de edificios abiertos al público son un atractivo para apreciar sus múltiples aspectos didácticos, que dan una idea del entorno urbano y natural de la vida de sus desaparecidos habitantes mayas. Además, la amplitud de la zona permitió conservar un ecosistema muy completo, y la convirtió en refugio de una importante cantidad de aves, reptiles y mamíferos, que encontraron protección dentro de sus límites.

Compartir

Este Artículo me parece

Enlaces Relacionados

Ultimos artículos de Cultura

Social
Facebook Twitter Flickr


Turista.com.mx S.A. de C.V.
© 2020 | Aviso de Privacidad
Derechos Reservados


Turista
Quintana Roo